03 julio 2007

VUELVA USTED DENTRO DE CUATRO DÍAS



Hay cosas que nunca cambian, sobre todo en lo que respecta a la Administración. La semana pasada quise tramitar el carnet de identidad para mis hijos y comprobé que eso de la ventanilla única y el acceso online al todo poderoso Estado es una utopía.

En la comisaría de policía me dicen que para tramitar el DNI debo volver a las ocho de la mañana y coger número para ese mismo día. Imposible hacerlo de otro modo. Pruebo de cambiar de comisaría, pero en todas pasa lo mismo: están saturadas en verano.

Me explican que debo llevar dos fotos, un certificado municipal de empadronamiento y, ahora viene lo bueno, una "certificación literal de nacimiento" que tengo que recoger en el Registro Civil de la ciudad donde nacieron mis hijos.

80 personas delante

Al día siguiente, llego al Registro Civil dispuesto a despacharme el trámite en 10 minutitos de nada, pero descubro horrorizado dos cosas: que delante mío hay 80 personas esperando y que hay que presentar el Libro de Familia si se quiere pedir la partida de nacimiento.

"¿Libro de familia? Pero a mí nadie me ha dicho nada", le digo a la mujer que va delante y me muestra su libro azul toda orgullosa. "Pues lo tiene mal", me dice la señora mientras me señala uno de los múltiples carteles que empapelan la sala (uno de los cuales aparece en la foto superior).

Me resisto a marcharme y volver mañana, como Lara, y espero mi turno. Cuando llega, me abalanzo sobre la funcionaria, después de que ella y sus compañeras hagan un receso para firmar la tarjeta de felicitación para un compañero. Le suplico que me admita la solicitud, que no puedo volver otro día, y descubro entonces que el Libro de Familia no es obligatorio, aunque facilita las cosas. A ellos, claro.

Pido el certificado, pero la funcionaria me indica, con cara de tedio, que para recogerlo debo volver dentro de ¡¡¡ cuatro días !!!. En otro mostrador, claro.

Fotocopia con tampón

Me voy al pueblo y me resigno a regresar dentro de esos cuatro días. Cuando lo hago, me pongo en una cola distinta, la de recogida de partidas de nacimiento. Allí me entregan las dos fotocopias, pero justo después de que una mujer suplique que la deje colar. Explica a la única funcionaria, y a todos los que esperamos, que ha ido a la comisaria y le han dicho que su certificado-fotocopia no sirve, porque le falta el sello que indica que esa copia sólo puede ser utilizada para hacerse el DNI. No vaya a ser que a alguien le de por empapelarse la habitación...

Yo, asustado, escruto mis dos certificados y compruebo aliviado cómo los dos papeles llevan el minúsculo sello en tinta azul.

Ahora sólo espero no tener más problemas cuando los presente en la comisaría. Aunque no sé cuando será. Trabajo de noche, por eso soy Luciérnago, y dudo que pueda estar a las ocho de la mañana en la policía para coger número. Igual un día al salir del periódico. Hasta me podría llevar un saco de dormir y un termo con café...

7 comentarios:

Ana dijo...

JAJAJAJAJA.

Ahora va mi experiencia:

Voy al ayuntamiento a pedir un certificado de empadronamiento y mientras suspiro por la increible cola que había, leo en un cartel: "Evite las colas y solicite su certificado de empadronamiento por internet". Que bien!!!! me voy a la oficina y lo hago desde allí.

Esperé más de tres semanas a que el ayuntamiento me lo enviara (para el mismo objetivo que el tuyo) y harta de esperar fui a las oficinas municipales. Allí una cola de 40 personas y cuando por fin me toca me dicen que por internet solo se pueden solicitar certificados de mayores de edad. Por supuesto en la web del ayuntamiento no ponía nada de esto.

Le dije que estaría bien poner una notita avisando de esta salvedad, pero lo único que conseguí fue que me enviara a otro departamento para darles esa sugerencia...burocracia, burocracia...

Que les den, me digo.

No si les han dado todavía jajajaja.

Mariela dijo...

Luciérnago,
Ante estas situaciones sólo paciencia,paciencia...

Saludos

Anónimo dijo...

Con razón dicen que África comienza en los Pirineos.

Carmen Salas dijo...

Y lo peor es que hay un montón de gente preparando oposiciones para perpetuar el sistema eternameeeeenteeeeeee!!!

Ahí va una anédota médico-funcionarial: Cuando empecé con mis problemas de cadera apenas podía andar y, por lo tanto, no podía ir por mi propio pie a rehabilitación. Me dirigí a la SS y allí me dijeron que las ambulancias para servicios ambulatorios sólo estaban para las personas mayores, para lumbalgias con ciática y roturas que tuvieran que ver con las piernas. Como yo no entraba en ninguna de las categorías no podía beneficiarme del servicio. Pero me dijeron que podía pasarles los tiquets de taxi, si conseguía un justificante de mi médico y del centro de rehabilitación. Con el primero no tuve problemas, pero por increíble que parezca no pude hacerme con el segundo. Resulta que aunque el centro de rehabilitación es público es concertado y no tienen convenios firmados al respecto. Yo les intenté explicar que a ellos no les iba a costar ni un euro, que los tickets me los abonaría la SS, pero no hubo nada que hacer. ¿Ellos que ganaban?
En fin, que no os pongáis malitos.

Luciérnago dijo...

La temida Admninistración, querida Carmen. Son tremendos. Por cierto, ya conseguí los pasaportes. Llegué a la comisaría a las 8.15 y salí con los documentos en mano a las 14.10. ¡¡ No está mal !! Un beso.

Luciérnago dijo...

Hola Mariela. Paciencia ya le echo ya. Si no de qué... El problema es que me gustaría pasar de estos trámitas, pero no hay manera. Siempres has de pasar por el tubo. Pero hoy, cuando he recogido los pasaportes y me he vueltoa topar con la maquinaria burocrática me he acordado de mi blog vengativo y he sonreído... Je je je . eso sí que me ha ayudado.
Un beso.

Luciérnago dijo...

Hola Ana. Perdona mi tardanza. Voy super liado, pero ya estoy recobrando la calma. Respondiendo a tu post, yo creo que sí que les dan, pero a ellos les gusta y por eso siguen así, por los siglos de los siglos ;-)
Un beso.